El turismo ha sido durante los últimos años el principal sector generador de empleo en España, como indica un estudio publicado por Exceltur. El empleo sufre la mitad de altibajos por la estacionalidad que en otros sectores, lo que refleja el esfuerzo por fidelizar a los profesionales. Según la Encuesta de Estructura Salarial que publica el INE, el salario medio por hora en el sector se sitúa el 5% por encima de la media nacional y otorga una capacidad adquisitiva superior a otros países de la UE como Alemania o Reino Unido.

La brecha salarial entre hombres y mujeres en las ramas turísticas es de las menores en comparación con otros sectores de actividad, según el Estudio Brecha Salarial e igualdad de género en las empresas turístico-hoteleras, ya que las incorporaciones se firman en base al convenio colectivo. Otro dato de interés que destaca Exceltur: dos de cada tres profesionales del sector lo son por vocación.

LA FORMACIÓN Y LA TARJETA PROFESIONAL SON LA BASE DEL ÉXITO

La hostelería necesita un sistema de formación ágil, modular y adaptado a su realidad, algo que ahora se ve lastrado por dificultades regulatorias y falta de agilidad en la asignación de recursos. La Fundación Laboral pide vertebrar una conexión permanente entre los centros de formación (reglada o no) y las empresas, canalizando los recursos en ambas direcciones: Empresa-Centro de Formación, lo que ofrecerá mayor garantía de éxito y un sistema coherente de realización de prácticas.

La Fundación Laboral Hostelería y Turismo está promoviendo la puesta en marcha de la tarjeta profesional de hostelería (TPH) que fomente la formación para el empleo, incentive la investigación, el desarrollo y la promoción de actuaciones que mejoren la salud laboral y la seguridad en el trabajo y, en tercer lugar, que impulse y desarrolle las relaciones sociolaborales en la hostelería y el turismo, mejorando el diálogo social en todos los ámbitos de negociación colectiva en el sector.

La tarjeta deberá recoger un itinerario formativo y profesional que ha seguido el trabajador desde la formación reglada, pasando por la experiencia adquirida y aspectos como la prevención de riesgos laborales, la seguridad alimentaria y otros procesos de formación complementaria que favorezca su empleabilidad y movilidad funcional y territorial.

Los miembros de la Fundación Laboral Hostelería y Turismo entienden que “Esta tarjeta profesional tendría toda su lógica desde la perspectiva de construir un modelo de acumulación, es decir: una tarjeta que certifique y selle la formación que las personas van haciendo a lo largo de la vida, en un proceso de suma”. Para ello, la Fundación Laboral iniciará los contactos y las alianzas necesarias con la administración.

La tarjeta profesional es una de las acciones que se plantean los miembros de la Fundación Laboral Hostelería y Turismo. Además, proponen acciones formativas especializadas en función de las necesidades y tendencias del sector, implantación de la formación profesional con renovados materiales y interlocución con el Servicio Público de Empleo (SEPE) y la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (FUNDAE). ■

PUBLICIDAD