Los I Premios Inclucina muestran en Madrid Fusión que los estudiantes con discapacidad intelectual tienen sitio en las cocinas

La chef Elena Arzak ha defendido su integración laboral en los restaurantes y la importancia de estos galardones “para que den rienda suelta a su imaginación”

Los I Premios Nacionales Inclucina que reconocen el talento de estudiantes de cocina con discapacidad intelectual ya son una realidad. Se han presentado esta mañana en uno de los mejores escaparates gastronómicos del mundo, Madrid Fusión, con la intención de que tengan una gran repercusión en toda España y puedan servir de trampolín para la inserción profesional de alumnos de cocina con discapacidad intelectual.

En este objetivo han insistido las presentadoras del acto, Lourdes Plana, embajadora del Club Inclucina y expresidenta de la Real Academia Española de Gastronomía, y Elena Arzak, presidenta del jurado de esta edición, y propietaria del restaurante Arzak con tres estrellas Michelin.

Elena fue la madrina de la VIII Gala Benéfica del Club Inclucina, que se celebró en diciembre en el Teatro de las Esquinas de Zaragoza, y su implicación con el proyecto tras participar en este evento está siendo absoluta. Ella ya sabe lo que es trabajar con personas con discapacidad intelectual en su restaurante y tiene claro que hay que apostar por su integración en las cocinas tradicionales. “Marcando su función, lo que pueden llegar a conseguir, y teniendo en cuenta sus capacidades como las de otros trabajadores, hacen el trabajo de cualquier persona”.

En esta idea han insistido el resto de los participantes en la presentación, desde el presidente de honor del Club Inclucina, Ramsés González, al presidente de ATADES, Antonio Rodríguez, y el presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel.

La embajadora del Club Inclucina, Lourdes Plana, ha desgranado los detalles de los I Premios Inclucina, cuya gran final nacional se celebrará el próximo mes de diciembre en Zaragoza, en el Teatro de las Esquinas, donde acudirán los doce candidatos que pasen a la final.

Pero ese será el colofón de estos galardones. Antes, Lourdes Plana ha hecho hincapié en el objetivo final de esta iniciativa: el desarrollo profesional de estudiantes de cocina con discapacidad intelectual de forma reglada. En definitiva, conseguir su inserción profesional en empresas de hostelería.

Tras su intervención, ha dado la palabra al presidente de honor del Club Inclucina, Ramsés González, quien ha señalado que “el sector de la hostelería es clave en la economía y actualmente hay una alta demanda de profesionales que es difícil cubrir, así que esta iniciativa puede incidir muy positivamente para alcanzar este objetivo”.

Además, se ha referido a otros aspectos en los que puede influir la presencia en las cocinas profesionales de estudiantes con discapacidad intelectual. “Estoy seguro de que el aprendizaje va a ser mutuo y asentado sobre unas bases sólidas de implicación, paciencia y cariño”, ha concluido.

Elena Arzak ha tomado la palabra a continuación para rememorar “la maravillosa experiencia que viví en diciembre en Zaragoza de la que guardo un grandísimo recuerdo”. También ha hablado de la gran labor formativa que se realiza en ATADES. “Los alumnos que participaron en la gala venían muy preparados”, ha señalado.

En cuanto a los I Premios Nacionales Inclucina, la chef del restaurante Arzak se ha mostrado convencida de que “van a servir, sobre todo, para que los participantes den rienda suelta a su imaginación y preparen excelentes platos”. Por último, ha aprovechado para reclamar que la formación en cocina “se integre en el sistema educativo”.

El presidente de ATADES, Antonio Rodríguez, le ha agradecido a Elena Arzak “su gran implicación”, así como el apoyo de Hostelería de España y del Club Inclucina. “Para ATADES estos premios significan mucho -ha comentado-, ya que nos ayudan a visibilizar y a poner en valor las capacidades de nuestros alumnos y la formación que se imparte en el colegio de educación especial ATADES-San Martín de Porres”. Además, el presidente de ATADES se ha mostrado convencido de que la primera edición de estos premios “va a ser un éxito”.

Por último, también ha intervenido el presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, quien se ha referido a la importancia de estos galardones para alcanzar logros específicos como “despertar vocaciones entre estos jóvenes y reconocer la importante misión de las escuelas de hostelería en su formación”.

“Tenéis mi mano tendida para que la hostelería se implique en el principal objetivo que buscáis, que no es otro que la inserción laboral y que muchos alumnos puedan incorporarse a los restaurantes”. Yzuel ha concluido su intervención con el deseo de que dentro de poco tiempo “podamos celebrar la final de estos galardones en Madrid Fusión”.

Tras las palabras de todos los protagonistas, Pastelería Ascaso ha endulzado el acto con una pequeña degustación de sus delicadas elaboraciones pasteleras.

DINÁMICA DEL PREMIO

Además de estas intervenciones, se han ofrecido algunos detalles relacionados con las bases y la dinámica de estos I Premios Inclucina a los que podrán concurrir los alumnos y alumnas con discapacidad intelectual más aventajados.

Los centros formativos son los que presentarán a sus candidatos, que tienen que ser mayores de edad, además de estar cursando o haber realizado formación profesional reglada de cocina en escuelas de hostelería y centros públicos, privados o concertados de todo el territorio nacional.

En una primera fase, todos los participantes deberán reinterpretar la misma receta que recibirán de la organización junto con instrucciones. Además, tendrán que presentarla en forma de video-receta, acompañada de la ficha técnica de ejecución. Entre todos los participantes que hagan llegar sus propuestas, un jurado formado por reconocidos cocineros de todo el país seleccionará a los doce candidatos que pasen a la final.

Tal y como se ha reseñado, la gran final nacional y la entrega de premios se celebrará en diciembre en Zaragoza. Para los tres alumnos ganadores habrá importantes premios económicos, así como para las escuelas de hostelería o centros responsables de su formación. Además, todos los alumnos finalistas recibirán un diploma acreditativo y, lo más importante, un contrato de prácticas laborales remuneradas en un reconocido restaurante de su provincia.

Por último, con estos premios también se pretende posicionar a la capital aragonesa como ciudad de referencia de la gastronomía inclusiva en España.

- PUBLICIDAD -