La hostelería cierra 2023 con un crecimiento anual entre un 5 y 10%, pero con pérdida de rentabilidad

HOSTELERÍA DE ESPAÑA ha presentado esta mañana su Anuario 2023, informe que muestra los principales datos de la evolución del sector en 2022, y que incluye un análisis de cierre de 2023 y un avance de las perspectivas de 2024, en cuanto a retos y tendencias.

 Este informe anual se presentó en el Auditorio Banco Sabadell en Madrid, y muestra que en 2023 se han recuperado ya prácticamente los datos prepandemia, superando en la primera mitad del año las cifras alcanzadas en 2019 en casi la totalidad de los indicadores, debido a la fortaleza tanto de la demanda nacional, como de la extranjera con un fuerte impulso de esta última. En la primera mitad del año se han observado fuertes incrementos respecto a 2022, moderándose el ritmo de crecimiento en la segunda mitad según se iba afianzando la recuperación de los datos prepandemia que ya se inició el año anterior.

Debido al ritmo de evolución del sector a lo largo del año, el balance será positivo y supondrá un crecimiento que se situará entre un 5 y un 10% en la media de 2023 respecto al año anterior.

José Luis Yzuel, presidente de Hostelería de España, cerró el acto destacando que “la hostelería vuelve a demostrar al cierre de año su enorme resiliencia, con un elemento definitivo que ha marcado la recuperación del sector, como es que no se ha producido crisis de confianza por parte de los clientes, pese a la pérdida de poder adquisitivo por el aumento generalizado de los precios, especialmente en los alimentos”.

Además, el Anuario refleja que en 2022 el sector tuvo ya un impulso en la recuperación de los datos prepandemia, aunque afectado por la guerra de Ucrania y el incremento generalizado de los costes de la energía y las materias primas que ha impactado de forma negativa en la rentabilidad. En la evolución se muestra un mayor impulso en la primera parte del año, con aumentos más acusados comparando con 2021, y caídas más suaves respecto a las cifras de 2019. En el alojamiento se mostraron mayores crecimientos al verse más afectados por la crisis sanitaria, y por el repunte del turismo que este año ha recuperado gran parte de las cifras de 2019, además de las ganas de viajar y el ahorro acumulado durante la pandemia, así como del impulso del turismo de los extranjeros.

Un análisis al cierre de 2023

En cuanto a este año, la facturación media hasta septiembre supone un aumento respecto al mismo período de 2022 de un 11%. El subsector de restauración factura un 9,2% más, y el del alojamiento muestra un mayor impulso, de un 14,4%. El empleo ha ido marcando récord de trabajadores en cada uno de los meses de 2023, con el pico máximo en los meses de julio y agosto en que se han superado 1,9 millones de trabajadores. En la media del año hasta noviembre supone más de 90.000 trabajadores por encima de los que se alcanzaron en 2022, según la afiliación a la Seguridad Social. Las actividades de alojamiento suponen un mayor incremento porcentual, de un 8,9% respecto al año anterior (+31.000 afiliados), mientras que en restauración el alza es de un 4,5%, con cerca de 60.000 trabajadores más.

La mejora de resultados se ha producido por un mayor volumen de ventas y no por el incremento de los márgenes. Los negocios hosteleros atesoran en los últimos años un fuerte acumulado de los costes que se está cubriendo en parte por el aumento de los precios, aunque con una recuperación lenta de los márgenes empresariales, a pesar de la ralentización que se está produciendo en los precios en los últimos meses. El sector tardó en repercutir la escalada generalizada de precios iniciada a comienzos de 2022, situándose su evolución por debajo del IPC general hasta finales de ese año. Desde noviembre el sector se vio empujado a adaptar los precios, aunque siempre se han mantenido por debajo de la subida de los alimentos, de los que tanto depende, y que han mantenido su incremento porcentual a doble dígito durante dieciocho meses consecutivos desde abril de 2022.

Las perspectivas para 2024

En un escenario, marcado por la estabilidad en la demanda, la evolución de la renta disponible de los hogares, y en el comportamiento financiero de las empresas, existen varios puntos críticos que pueden afectar a la demanda y a la evolución de los negocios hosteleros en el próximo año, como son la evolución del empleo, cómo impacte la subida de los tipos de interés, el contexto de incertidumbre internacional marcado por los conflictos geopolíticos, así como la evolución de los precios. Por otro lado, se observa una tendencia de un cambio de modelo hacia un turismo más cualitativo, con mejores prestaciones, impulsado por el descenso de los consumidores de menor renta disponible, que se verá compensado con los de mayor poder adquisitivo, tanto por parte del cliente nacional como del extranjero. Aunque depende de las variables anteriores, la evolución de la actividad hostelera para el próximo año prevemos que va a moderar su ritmo de crecimiento, y podría suponer un aumento de entre un 2% y un 4% respecto a 2023.

Todo ello avanzando en aspectos en los que los negocios vienen trabajando para la mejora del sector como son la digitalización, la búsqueda de la mejora de la profesionalización de los trabajadores, así como seguir avanzando en el ámbito de la sostenibilidad.

José Luis González Casellas, director comercial de la Unidad de TPV y ecommerce en Banco Sabadell, hizo hincapié en la presentación de tendencias en pago digital en hostelería en la normalización del uso de medios de pago digitales en el sector, cada vez más convenientes y seguros, así como el acercamiento a nuevas tecnologías orientadas a la mejora de la experiencia cliente en el momento del pago, poniendo como ejemplo los TPV SMART que facilitan el acceso a un conjunto de aplicaciones orientadas a este sector, dentro del propio datáfono, sin necesidad de realizar desarrollos tecnológicos por parte del negocio.

Principales datos de la evolución del sector en 2022

En el análisis de los datos concretos, la cifra de negocios de la hostelería en 2022 supuso un aumento de un 44,4% respecto a 2021, acercándose al nivel de 2019, antes de la crisis. El alojamiento tuvo un mayor impulso (+78%), que le permitió superar las cifras precrisis (+3,2%), mientras que la restauración facturó un 31,8% más que en 2021 y aunque cerca, todavía no alcanzó las cifras de 2019 (-2,6%).

No obstante, atendiendo a la influencia de los precios, la producción en 2022 todavía se situaba un 6,4% por debajo de la cifra de 2019, debido al descenso en restauración (-8,8%) mientras que en el alojamiento supone un alza de un 1,4%. De los 122.862 millones de euros facturados en 2022, 90.701 corresponden a las actividades de restauración, con una aportación al PIB de un 4,3%. El alojamiento facturó 32.161 millones, un 1,5% de la riqueza nacional.

Por otro lado, el empleo hostelero también evolucionó en la misma línea, con mayor impulso del alojamiento. Según los datos de la EPA (Encuesta de Población Activa), la media de trabajadores en 2022 se situó en 1,64 millones que representa 178.300 trabajadores más que en 2021 y no se alcanzan todavía las cifras de 2019 (-75.000). En el alojamiento se recuperan los datos prepandemia (+2,4%), con un total de 417.500 trabajadores, mientras que en restauración continuaron por debajo del empleo de 2019 (-6,5%) hasta 1,22 millones.

Según la afiliación a la Seguridad Social el empleo supuso cerca de 1,7 millones de trabajadores, 202.000 más que en 2021, alcanzándose en este caso los niveles previos a la pandemia (0,2% por encima de 2019). El incremento fue más intenso en el alojamiento que supone un 24,7% más que el año anterior y supera en un 2,5% las cifras prepandemia. En restauración el incremento es de un 11,2% respecto a 2021 y supone un ligero descenso de un 0,3% comparando con 2019.

El sector de la hostelería es uno de los principales motores de desarrollo económico y social de España. Está compuesto por cerca de 319 mil establecimientos, entre bares, restaurantes, cafeterías, colectividades, locales de ocio nocturno y alojamientos, que emplean a cerca de 1,7 millones de trabajadores, lo que supone el 8% del empleo total de España (la tercera industria nacional) y el 64% del empleo turístico. Además, genera empleo indirectamente en varios sectores, como bebidas y alimentación, distribución y mayoristas, entre otros. La hostelería supone una destacable contribución a la generación del PIB nacional representando en términos de VAB un 5,8%, con un volumen de negocio de 122.862 millones de euros.

En este Anuario, que se realiza desde 1995, se muestra la evolución de las diferentes ramas de actividad que componen el sector, su valoración económica en cuanto a producción y valor añadido, la evolución en la confianza sectorial y del consumidor, así como las características especiales del empleo y su evolución, todo ello tanto a nivel nacional, como en las diferentes CC.AA.

 

 

 

- PUBLICIDAD -