¿Por qué ofrecer un menú infantil en tu restaurante?

Para las familias a veces es complicado encontrar un restaurante para comer con los pequeños de la casa. Se extiende una corriente en la hostelería que apuesta por la eliminación del menú infantil ya que los niños realmente podrían comer cualquier cosa de la carta. Si buscas que tu local sea un punto de encuentro para familias con niños necesitas tener en cuenta que, además de incluir el menú infantil has de tomar en consideración algunos factores para facilitar a todos la visita a tu local

Lo cierto es que cuando en la carta aparece el menú infantil se facilita la labor no solo a los padres sino al equipo del restaurante que de forma casi automática puede preparar primero esos platos para que los niños no tengan que esperar.

¿Cómo gestionar el menú infantil?

Cuando hablamos de la ingeniería de menú se expuso el caso de que los platos infantiles suelen clasificarse en la categoría de plato perro, pero que aún así, si queremos mantener un público familiar es interesante mantener este apartado en nuestra carta. Aunque decidas mantener este apartado no vale cualquier plato para contentar a los padres.

Las familias cada día están más concienciadas con la alimentación infantil por lo que la innovación más allá del plato de pasta, la carne o el pescado empanado puede decantar elegir tu restaurante para las veladas en familia. No es que la pasta boloñesa no sea una buena opción solo hay que encontrar el equilibrio nutricional.

En el plato hay que combinar hidratos, proteínas, grasas saludables y una buena ración de verduras. Para el postre podemos decantarnos por frutas o un sorbete sin azúcar para el verano. Así conseguimos una alimentación equilibrada y que los padres miren con buenos ojos. En ese sentido, podemos cambiar las patatas fritas por cocidas, los cereales por su versión integral y ofrecer la carne a la plancha como soluciones más equilibradas.

¿Cómo ganarte al público infantil?

La paciencia de los niños puede ser una dificultad a la hora de mantenerlos tranquilos en el restaurante. No obstante, podemos buscar soluciones que ayuden a los padres a pasar un buen rato. Te damos unas ideas con las que contentas a toda la familia.

Los manteles individuales de papel especiales para los niños pueden ser una gran opción. Puedes encargarlos con algunos juegos como sopas de letras, laberintos o simplemente con dibujos para colorear y dejarlos en la mesa cuando lleguen los niños. Así estarán entretenidos desde que llegan hasta que la comida aparece.

Si los platos de los niños son los primeros en salir también es normal que sean los primeros en acabar. Para que se entretengan y no se aburran mientras que los adultos acaban de comer puedes ofrecerles un pequeño obsequio cuando les llega el postre. Si lo compras al por mayor, no te será muy costoso y será un detalle con el que te ganarás tanto a los padres como a los niños.

Si contentas a los más pequeños y a los mayores conseguirás convertir tu local en un lugar de referencia para familias. Elegir a tu público objetivo y cuidarlo es una de las labores de la gerencia. En nuestro curso «Gestión de la restauración» certificado y avalado por Hostelería de España obtendrás los conocimientos necesarios para llevar la gestión de tu local al máximo nivel.

- PUBLICIDAD -