¿Cómo mejorar la carta de bebidas de tu restaurante?

A la hora de configurar la carta del restaurante, habitualmente, pasamos mucho tiempo preparando los capítulos de comida y damos menos importancia a las bebidas, al menos hasta ahora. Comienza a ser más habitual encontrarnos con cartas específicas de bebidas ya que el maridaje comienza a ganar importancia entre los clientes que buscan una experiencia más completa cuando comen fuera de casa.

Adapta la carta a tu público

Antes de decidir qué productos vamos a introducir en nuestra carta de bebidas es importante conocer qué es lo que esperan nuestros clientes de la misma. Aunque siempre haya espacio para la experimentación y la inclusión de bebidas menos habituales, si en nuestro local se consume de forma habitual cervezas de importación, lo razonable sería pensar en ampliar la gama de cervezas de este tipo y consolidarnos así como referente en la zona.
Cuando hablamos de la experimentación o la inclusión de otro tipo de bebidas, siempre hay que tener en cuenta qué puede encajar mejor con el tipo de producto que se sirve en nuestro local.

Apuesta por una carta de bebidas con una estructura sencilla y atractiva

Una vez que tenemos claro qué productos vamos a añadir a nuestra carta y si esta va a ser fija o van a producirse cambios en función de la época del año toca presentarlo a los comensales. El diseño de esta carta ha de ir en consonancia con la línea gráfica que se tenga establecida con el resto de diseños que utilicemos en el local. Siguiendo esa base, es necesario que la carta sea atractiva, que de un vistazo el cliente pueda verla, por eso lo recomendable es que junto al texto aparezcan las imágenes de las bebidas o los iconos que muestran si puede adquirirse por botella o por vaso.
Cuando hablamos de tener una carta sencilla, uno de los elementos a tener en cuenta es la ordenación de los productos. Lo más funcional es ordenarlos por categorías y que estas estén agrupadas por momentos del día como bebidas pensadas para desayunos y meriendas, otra para comidas y una última de combinados con y sin alcohol.

Aprovecha las bebidas estacionales

Una opción que puedes tener en cuenta es la inclusión de bebidas estacionales que amplíen tus opciones en función de la época del año en la que estemos. Es algo tan sencillo como poder aprovechar los meses de calor para incluir bebidas más refrescantes como granizados, sorbetes  o frappes, mientras que en invierno los chocolates calientes pueden ser una gran opción para desayunos, postres o meriendas.

En este sentido tenemos dos opciones a la hora de presentar en la carta estos productos. Por un lado podemos dejarlos durante todo el año, aunque avisemos si puntualmente no podemos servir estos productos o, por el contrario, tener diferentes cartas en función de la época y así etiquetarlos como novedad o de temporada.

Este tipo de cuestiones sobre la gestión son fundamentales. En nuestro curso «Gestión de la restauración» certificado y avalado por Hostelería de España obtendrás los conocimientos necesarios para llevar la gestión de tu local al máximo nivel.

- PUBLICIDAD -