El sector de hostelería y turismo de Huesca cierra 2022 recuperando niveles prepandemia y afronta 2023 con un moderado optimismo, aunque marcado por los sobrecostes

Las cifras de visitantes y pernoctaciones en 2022 fueron similares al 2019. El incremento de sobrecostes dificulta la recuperación total del sector

El sector de hostelería y turismo de la provincia de Huesca hace balance del año 2022 una vez se han publicado datos de diferentes fuentes oficiales y realiza una perspectiva del presente ejercicio, con la cautela que siempre supone hacer una predicción de estos datos a comienzos de año.

Según fuentes del Instituto Nacional de Estadística, la provincia de Huesca recibió 1.245.000 visitantes en 2022 que sumaron un total de 3.484.000 pernoctaciones. Unas cifras que se sitúan ligeramente por encima del año 2019 y que ofrecen mejores datos en la llamada modalidad de alojamiento extrahotelero (refugios, albergues, apartamentos turísticos, camping). La estancia media sigue estando en el intervalo de 2,5 a 3 días lo que sitúa a la provincia como un destino predilecto en el turismo de interior o montaña y para escapadas que, cada vez más, tienen que ver con el potencial de nuestra gastronomía a través de la visita a restaurantes, ferias, rutas o visitas a bodegas. El último informe de turismo gastronómico en España sitúa a Huesca en el número 23 de toda España en la elección del destino en base a su gastronomía. Asturias, Guipúzcoa y A Coruña ocupan las primeras posiciones.

En cuanto al número de empresas, las dificultades han llevado al cierre de muchas empresas formadas por autónomos o pequeños empresarios el pasado año en España y se ha comportado mejor en restaurantes, aunque con ciertos cambios de tendencia. En la provincia de Huesca, el empleo se sitúa para este sector de hostelería y turismo y de manera fija, en unos 9.000 trabajadores aproximadamente (25% autónomos y 75% por cuenta ajena). Las plantillas medias más altas se sitúan en alojamiento hotelero, si bien son estos los que mayores dificultades están encontrando en la contratación según el convenio actual y la reforma laboral aprobada el pasado año. Los restaurantes soportan plantillas fijas entre 7-8 trabajadores con apoyo puntual de personal extra, mientras que cafés y bares son los que, actualmente, más parecen ampliar sus plantillas con carácter fijo no eventual.

CLIENTES Y SU COMPORTAMIENTO

En el sector de alojamiento sigue siendo fundamental los tradicionales mercados nacionales de Cataluña, Madrid, País Vasco, sin obviar la importancia del público aragonés (fundamentalmente, de la ciudad de Zaragoza). En restaurantes se funciona con clientes habituales en núcleos de mayor población y con turistas y personas de segunda residencia en entornos más turísticos. En cafés bares, la situación es similar, aunque el cliente habitual sigue siendo fundamental para la mayoría de los negocios, independientemente de su ubicación. En el sector de ocio nocturno la tendencia va hacia horarios más diurnos y ampliando la oferta segmentada a diferentes tipos de clientes.

El gasto medio del turista se ve lastrado por la falta de rentabilidad y los sobrecostes de energía y materias primas que, aunque se han regulado ligeramente respecto al final del año, están muy sobredimensionados conforme a lo que se venía liquidando anteriormente. De hecho, el 49% de las empresas encuestadas por la Asociación manifiestan que 2022 fue un año “complicado” por la inflación y estos sobrecostes. Lo que sí parece clara es la cada vez mayor tendencia hacia las operaciones con tarjeta y la reserva por plataformas tecnológicas en los diferentes subsectores de la actividad, aunque sorprende que todavía, a día de hoy, la mayoría de reservas en restaurantes siga realizándose con teléfono.

DIFICULTADES Y DEMANDAS

Fueron 65 empresas las que respondieron al cuestionario enviado por la Asociación en el que se solicitaron estos datos del sector. Se realiza un ranquin de dificultades en este momento siendo la de los sobrecostes y materias primas la primera gran preocupación para las empresas. La falta de personal se sitúa en segundo lugar, un aspecto que se debe afrontar en varios frentes como se sigue demandando desde el colectivo desde hace meses. Las dificultades en las gestiones administrativas y burocráticas se colocan en tercer lugar, demandando las empresas mayor agilidad en la respuesta de plazos y más facilidades en el contacto con la administración. Como cuarta mayor preocupación se destaca la dificultad en el acceso a la vivienda en el territorio, una cuestión que podría compensarse en parte con nuevos marcos como el que a partir de ahora regulará las Vivienda de Uso Turístico y que viene a legislar la oferta no regulada de viviendas con carácter intrusista, no controlada, que crea problemas vecinales y que impide este acceso a la vivienda.

Asesoría continuada, más formación, ayudar en la promoción y comunicación y mejorar las soluciones para la energía y el autoconsumo son algunas de las demandas que realizan las empresas del sector y que recoge la Asociación. Para poder dar respuesta a algunas de estas cuestiones, se está trabajando en planes que próximamente verán la luz en temas de gestión empresarial o junto a proveedores de referencia a nivel nacional que estarán muy próximos a la Asociación, sus empresas y profesionales, al objeto de ofrecer las mejores prestaciones desde la entidad que representa al sector de hostelería y turismo a nivel provincial.

- PUBLICIDAD -