La Alianza de Comercio y Hostelería de España solicita al Gobierno un acuerdo urgente para equilibrar el IPC en la actualización las rentas de alquiler de locales comerciales

La Alianza de Comercio y Hostelería de España, que aglutina a a las asociaciones Acotex, ADFB, Amicca, Anceco, CEC, Comertia, Eurelia, FECE y Marcas de Restauración, propone solicitar un acuerdo de sector en el que estén implicados los comerciantes/arrendatarios y los propietarios/arrendadores, junto con el Gobierno Central y el resto de las Administraciones Públicas, para “repartir-equilibrar” las consecuencias del incremento desbocado del IPC en la viabilidad del sector del comercio.

En estas condiciones, la viabilidad del comercio de nuestro país resulta imposible, ya que el incremento de los gastos provoca que muchos comercios obtengan márgenes negativos y si no se encuentra rápidamente una solución nos veríamos abocados a un cierre masivo de comercios, con la consecuente pérdida de miles de puestos de trabajo, disminución de recaudaciones fiscales y caída del PIB, además de dejar a los ciudadanos sin los servicios ofrecidos por el comercio en los pueblos y ciudades de nuestro país.

Por todo ello, la Alianza propone una medida extraordinaria de reequilibrio de las condiciones, consistente para los arrendatarios en la aplicación inmediata, y durante el año 2023, de un incremento máximo del 2%, en la actualización de la renta de los contratos vigentes, así como en las condiciones para 2023 de las prórrogas de contratos existentes o de nuevos contratos. De la misma manera, solicitamos para los arrendadores el establecimiento de incentivos fiscales (en la dirección de deducciones fiscales) sobre la diferencia entre el porcentaje aplicado y el “teórico” que se hubiera imputado con el IPC que le correspondiera.

Además, insta de nuevo al Gobierno a elaborar una ley de arrendamientos urbanos, específica para regular el sector inmobiliario comercial, que incorpore la cláusula rebus sic stantibus y que prevea un modelo de cálculo para la actualización de las rentas basado en un indicador distinto del IPC, como se está ya aplicando en otros países europeos.

La Alianza de Comercio y Hostelería hace extensiva su invitación al resto de organizaciones afectadas por la situación actual a secundar esta iniciativa, cuyo objetivo es salvar el cierre de decenas de miles de establecimientos, impedir la destrucción de cientos de miles de puestos de trabajo y atajar el posible deterioro de la economía española.

Los sectores del comercio y hostelería de España siguen siendo los de mayor aporte al PIB y al empleo de la economía española y demuestran a diario la validez de su estructura sectorial, geográfica y de servicio para mantener un nivel de servicio a los ciudadanos, independientemente de su condición social o geográfica.

- PUBLICIDAD -