El sector de bebidas espirituosas crece un 9,9% en 2021, pero está aún un 20% por debajo de los niveles pre covid

La Federación Española de Espirituosos, Espirituosos España, quiere destacar que el consumo de bebidas espirituosas en 2021 ha alcanzado los 165 millones de litros, lo que supone un 9,9% más que en 2020.

Pesa a todo, Espirituosos España quiere señalar que el sector aún no se ha recuperado de la fuerte caída que ha sufrido como consecuencia de la pandemia del COVID, que representó un descenso de las ventas de entre el -30% al -50% (llegando al -80% en algunos casos singulares) en 2020. De este modo, las cifras del año 2021 se sitúan todavía un 20% por debajo de las de 2019.

Aunque en 2021 las ventas de bebidas espirituosas han registrado una progresiva recuperación, los últimos doce meses han demostrado que aún queda mucho para recuperar las cifras prepandemia.

La fuerte vinculación con el sector hostelero, donde se registran 7 de cada 10 consumiciones, y la lenta recuperación de la afluencia de turistas a España, son sin duda dos de los condicionantes para conseguir un mayor grado de crecimiento en los niveles de consumo.

Cabe destacar el crecimiento de las ventas del canal de hostelería ha registrado en 2021, con un 12,9% respecto al ejercicio anterior, mucho más dominado por las restricciones. Las ventas en alimentación en 2021 también crecieron, esta vez un 7,6%

Además, la media anual de gasto per cápita fuera del hogar en bebidas espirituosas es de 52€, mientras que la media anual de gasto doméstico en estas bebidas es de casi 9€.

 Sector generador de riqueza y empleo

El sector de bebidas espirituosas sigue siendo un importante generador de riqueza y empleo, como demuestran los más de 1.350 millones de euros con los que el sector ha contribuido en 2021 a las arcas del Estado. Además, por cada euro de valor añadido bruto generado por el sector, se generan otros 4 euros de valor añadido a la economía.

La mayor parte del empleo generado por el sector de bebidas espirituosas está íntimamente relacionada con el gasto producido en los sectores de la restauración, la hostelería y el turismo. Así, al sector pueden atribuírsele más de 5.000 empleos directos, que contribuyen de forma importante a fijar población en la España rural. Pero su contribución indirecta es aún mucho mayor, ya que por cada empleo directo se generan 9 empleos indirectos o inducidos en sectores afines, como la hostelería, el turismo, o la agricultura.

 Comercialización por categorías

Si atendemos a la comercialización por categorías, vemos que todas, salvo el brandy, registran crecimientos por encima del 4%. Así, el whisky registra un crecimiento del 8,3% representando la categoría más consumida, con un 24,5% de la cuota de mercado. Los licores, con un 21,5% de la cuota de mercado, registraron en 2021 un incremento de un 12,2% del consumo. El gin, con un 19,5% de la cuota de mercado, registró en 2021 un crecimiento del 12,4%. El ron, con una cuota de mercado del 14,6%, registró en 2021 un sólido incremento del 14,5%. El brandy, con una cuota de mercado del 8,7%, registró a lo largo de 2021 una disminución del -0,8%, siendo la única categoría que evolucionó en negativo. El anís, con una cuota de mercado del 5,7%, registró una evolución positiva del 5,8%. El vodka, con una cuota de mercado el 4,1%, registró en 2021 un crecimiento cifrado en el 9,4%. El ponche, con una cuota de mercado del 0,8%, registró en 2021 un incremento en el consumo del 4%. Por último, el tequila, con una cuota de mercado del 0,5%, registró el mayor incremento en el consumo de 2021, con un crecimiento del 30%.

El Comercio Exterior supera los niveles prepandemia

En lo que a comercio exterior se refiere, podemos señalar que las exportaciones de bebidas espirituosas en España crecieron un 33% en 2021, alcanzando un valor de 838 millones de euros, situándose por encima de los valores existentes en 2019, recuperando así los índices prepandemia. De este modo, el sector ratifica su internacionalización, convirtiendo la calidad de las bebidas producidas en España como un importante referente a nivel mundial.

Las principales bebidas que España exporta a otros mercados siguen siendo el whisky, brandy y licores.

Expectativas para 2022

El Sector de bebidas espirituosas espera que 2022 muestre una evolución positiva y que esta se consolide a lo largo del segundo semestre de este año, a pesar de la tendencia inflacionista, y de los problemas que registra el mercado de materias primas y de transporte.

Las condiciones económicas han de mantenerse estables para que el sector pueda crecer. Tras tres ejercicios de contención, las empresas necesitan ver crecer sus cuentas de resultados para volver a invertir, por lo que, “es necesario mantener las condiciones fiscales, sin alterar la carga impositiva ya de por sí elevada, que soportan las empresas del sector”, ha señalado Bosco Torremocha, Director de Espirituosos España. “Estamos en un momento crucial, que requiere medidas excepcionales. Saber asumirlas en estos momentos será la clave para conseguir la pronta recuperación de todos los sectores afectados por esta crisis sin precedentes en nuestro país”.

El perte agroalimentario, con 1.800 millones de dotación económica, tiene que llegar verdaderamente a los sectores y empresas más afectados. “Sin duda esta será una oportunidad para muchas empresas del sector”, ha señalado Bosco Torremocha.

De cumplirse estas expectativas, no sería hasta 2023 cuando se volvieran a alcanzar niveles de ventas similares a los de 2019, para lo que es necesario que se consoliden las buenas expectativas que presenta 2022.

Aún así, el sector sigue comprometido con el desarrollo de sus iniciativas en materia de responsabilidad social, mediante las que promueve el consumo responsable de bebidas alcohólicas, y en las que ha invertido más de 28 millones de euros. Así como en la continuidad de su Estrategia de Sostenibilidad.

 

 

 

 

 

- PUBLICIDAD -