La confianza de los hosteleros vuelve a valores negativos

La confianza de los hosteleros en la marcha de sus negocios empeoró en el cuarto trimestre de 2021, después de dos trimestres consecutivos en positivo, según se refleja en el Indicador de Confianza Hostelera, elaborado trimestralmente por HOSTELERÍA DE ESPAÑA, elaborado a partir de una muestra representativa de establecimientos hosteleros.

Este empeoramiento se debe principalmente a la valoración desfavorable del índice de expectativas, que solo fue positivo en el primer trimestre, y a la vuelta a una valoración negativa en el índice intertrimestral, después de dos trimestres consecutivos en positivo. En concreto, el balance entre la valoración positiva menos la negativa de los tres índices (interanual, intertrimestral y expectativas) es de 79 puntos, el peor resultado después del primer trimestre (56,5).

El valor negativo de las expectativas se debe a que más del 60% de los encuestados opinan que la situación de su negocio va a empeorar en el primer trimestre de 2022, mientras que sólo un 18% manifiesta que va a mejorar. En la comparación con el pasado cercano, cerca de un 53% de los encuestados opina que la actividad ha ido peor en el cuarto trimestre que en el tercero, frente a un 30,3% que han mejorado. El índice interanual es el único que resulta positivo, aunque con respuestas muy igualadas entre los que piensan que la actividad de su negocio ha sido mejor que en el mismo trimestre del año anterior (42,4%) y los que creen que ha sido peor (40,2%).

Los hosteleros muestran su mayor preocupación a lo largo del año por los costes de la energía, que en el cuarto trimestre vuelve a ser el factor de influencia interno más negativo, posición que mantiene desde el segundo trimestre. La caída de la demanda se sitúa a continuación, que ha repuntado en el último trimestre después de haber perdido influencia durante dos trimestres consecutivos. La situación económica adversa ha tenido un comportamiento similar a la caída de la demanda. Los factores que más han subido de influencia a lo largo del año han sido los costes de las materias primas, junto con los de la energía.

De los factores externos, los precios altos se señalan como los de mayor preocupación en el cuarto trimestre y son los únicos que han subido de influencia de forma progresiva a lo largo del año. La falta de confianza social se sitúa a continuación, que ha repuntado en el último trimestre después de bajar en el segundo y tercer trimestre tras situarse a la cabeza en el primero. Los costes financieros, en cambio, se situaban en segunda posición en el primer trimestre y han ido perdiendo fuerza a lo largo del año.

Indicador de Confianza Hostelera 4º trimestre 2021

- PUBLICIDAD -