Queremos darte soluciones para que no pierdas ni un cliente más en el Día Mundial del Celiaco

Coulant de chocolate de Dr. Schär congelado sin gluten con relleno de chocolate negro. El postre perfecto para la gastronomía profesional en raciones individuales.

En España existen 60.000 personas a las que se les ha diagnosticado la enfermedad celiaca. Los datos oficiales impiden ver el alcance real de esta intolerancia por dos razones: en primer lugar, porque no se han actualizado en los últimos diez años; y, en segundo lugar, porque solo se diagnostica a una de cada siete personas celiacas.

En realidad, se estima que el número de afectados por esta enfermedad alcanza ya la cifra de 450.000 solo en nuestro país, y según un estudio realizado por Kantar, el 11% de los hogares españoles consumen productos sin gluten. Unos datos a tener muy en cuenta por el sector hostelero, que no puede permitirse el dar la espalda a una realidad y a un segmento notable y en aumento de su clientela.

Antes de nada, tenemos que saber qué es la enfermedad celiaca. Es una intolerancia permanente frente al gluten de la dieta, que da lugar a una reacción inmunológica en el intestino, provocando su inflamación crónica y la desaparición de las microvellosidades intestinales. Como consecuencia, se reduce la absorción de nutrientes y pueden aparecer déficits.

Y, ¿qué alimentos contienen gluten? Principalmente, los cereales, como el trigo, el centeno, la cebada, el kamut y la espelta. Por lo que, aquellos que sufren la celiaquía, padecen desde diarrea, dolor abdominal, vientre hinchado o náuseas hasta déficits nutricionales, dolor de cabeza, cansancio o pérdida de peso.

El tratamiento para esta intolerancia es sencillo y claro, una dieta sin gluten estricta y permanente. Por lo que, un celiaco no puede permitirse un día o un fin de semana libre. Cada vez que sale a comer o de vacaciones debe tener la tranquilidad de que existe una opción en la carta que se ajuste a sus necesidades.

Hamburguesa con queso de Dr. Schär

¿Y qué puede hacer un profesional de la hostelería? Ante la celiaquía, la intolerancia al gluten o la alergia al trigo, nunca se debe bajar la guardia. Hay que extremar las precauciones ante la contaminación cruzada, porque un pequeño despiste, por mínimo que resulte el contacto entre un alimento libre de gluten y otro que sí lo contiene, puede desencadenar un grave problema de salud en el cliente.

Tanto en la manipulación de los alimentos como en el cocinado de los mismos, debemos ser conscientes del riesgo que existe de contaminación cruzada con alérgenos y, por tanto, de la necesidad de ser gestionados con eficacia por parte del hostelero.

En general, la prevención debe ser uno de los objetivos principales a la hora de manipular alimentos: cocinar y preparar por separado aquellos que contienen alérgenos, utilizar una batería y menaje de cocina diferente, indicar los alérgenos en la carta, … En definitiva, garantizar la ausencia de alérgenos.

Ciabatta Rustica Bake Off de Dr. Schär. Pan clásico italiano en envase individual apto para hornear en sus dos versiones, blanca y rústica.

Por eso, disponer de monoporciones sin gluten son una solución fácil para el restaurador y tranquilizadora para el cliente. Paquetes individualizados perfectos para confeccionar un completo menú sin gluten, una dieta variada con una gama de productos amplia, equilibrada desde el punto de vista nutricional, de alta calidad y excelente sabor. Productos sin conservantes, rápidos y fáciles de preparar, que el hostelero tiene siempre listos y que el cliente puede consumir con seguridad tanto en el propio local como en delivery o take away.

Una necesidad de mercado, que algunos, como Schär Food Service, supieron ver hace cinco años, cuando lanzaron una gama de monoporciones sin gluten orientadas al desayuno que incluía cereales, galletas, bollería y pan. Con tanto éxito, que han desarrollado otras familias de productos en monoporciones, desde snacks dulces y salados como los crujientes salinis o patatas curvies BBQ, hasta golosos postres como el tradicional tiramisú italiano o los helados; pasando por menús individuales ya preparados como la cheeseburger o los deliciosos platos de pastas sin gluten en monoporción, que tan solo hay que calentar unos minutos en el microondas.

Opciones fáciles y seguras para tu negocio que evitan la contaminación cruzada a la vez que ofrecen alternativas reales y seguras al cliente.■

PUBLICIDAD