El empleo hostelero ahonda la caída y los trabajadores en ERTE suben hasta 450.000

El número de trabajadores afiliados a la Seguridad Social con alta en hostelería se volvió a situar por debajo de 1,3 millones en febrero, que supone cerca de 300.000 afiliados menos que en el mismo mes del año anterior, según los datos de afiliación del Ministerio de Trabajo. Se acentúa así la caída de trabajadores en febrero, que supone más del 72% de los empleos totales perdidos en el conjunto de los sectores.

A esta caída hay que sumar los trabajadores que se encuentran en situación de ERTE que en febrero aumentaron en más de 100.000 a los que se había en enero, acercándose a la cifra de 450.000 trabajadores en esta situación.

Por ramas de actividad, en las de restauración hubo una media de 1 millón de trabajadores, 231.704 menos que en febrero de 2020, un 17,9% inferior. La caída interanual se acentúa en este subsector por séptimo mes consecutivo. Del total de afiliados 326.988 estaban en situación de ERTE en febrero (el 30,9% del total), 95.000 más que en enero

En el alojamiento se registró una media de 207.340 afiliados, que supone 64.307 trabajadores menos que un año atrás (-23,7%). En este subsector la caída porcentual es más acusada que en el de restauración, que en febrero se acentúa, después de tres meses de moderación. En esta rama de actividad el 57,9% está en ERTE, 120.111 trabajadores.

En tasa mensual, el número de trabajadores afiliados en el conjunto de la hostelería descendió un 2,1%, que supone una caída de en torno a 27.000 trabajadores. En las actividades de restauración el descenso fue de un 2,3% con 24.700 trabajadores menos. En el alojamiento, la caída fue más suave, de un 1,1%, que supuso un descenso de 2.382 afiliados.

Plan de soporte al empleo en hostelería 

Las cifras dejan claro que la mitad de los trabajadores que están en ERTE en todos los sectores (909.661 en total) pertenecen al sector de la hostelería.  En este contexto, desde Hostelería de España, propone la creación de un Plan de soporte al empleo en hostelería para ayudar a las empresas, que permita mantener el empleo en el sector dada la crisis que atraviesan los negocios hosteleros desde hace ya demasiados meses, con restricciones, cierres, las plantillas en ERTE y la falta de ayudas directas.

Este plan consistiría en unas ayudas directas complementarias a las que por el momento ha aprobado el Gobierno en forma de prórroga de los ERTE o ICO, así como las ayudas directas derivadas a las CCAA que por el momento no llegan a los 750 millones de euros. Las cuantías que se plantean deberían ser de 3.000 euros por cada trabajador indefinido o autónomo, y 1.000 euros por cada trabajador temporal, calculados sobre la media anual de trabajadores en el sector.

 La cifra total ascendería a 3.771 millones de euros en ayudas directas, que se repartiría de forma proporcional al empleo existente en cada comunidad autónoma.

La ayuda se abonaría en dos pagos al 50%, y estaría financiado el 50% por el Estado y el otro 50% por las Comunidades autónomas.

Solamente con un plan de esta envergadura se podría hacer frente a los pronósticos que prevén que el 50% de los trabajadores en ERTE en hostelería podrían perder su trabajo de manera definitiva.

Más información

- PUBLICIDAD -