HOSTELERÍA DE ESPAÑA presentó el pasado 15 de diciembre en la sede la CEOE, su Anuario de la Hostelería 2020 que recoge los principales datos y estadísticas del sector. En esta ocasión ha cobrado especial relevancia el análisis del impacto del COVID-19 durante este 2020 y su comparación con los datos de negocio de 2019, así como las previsiones de cierre de año y las tendencias que marcarán al sector en 2021.

La presentación fue realizada por Antonio Garamendi, presidente de CEOE, José Luis Yzuel, presidente de Hostelería de España, y Emilio Gallego, secretario general de Hostelería de España.

Por su parte, Antonio Garamendi ha destacado que «desde CEOE os hemos apoyado y lo vamos a seguir haciendo» porque «sois unos de los pilares de este país». Como ha explicado, «la hostelería es segura y cumple con los sistemas y medidas de seguridad establecidas», por lo que ha planteado la necesidad de reforzar el apoyo de las administraciones a los locales de hostelería y su cadena de valor. «Las autoridades dan al off, y la hostelería se cierra, pero la gente no es consciente de que cuando le demos al on tardará tiempo en recuperarse», ha enfatizado el presidente de CEOE, quien ha advertido de que «nos estamos jugando un sector y un país»

Los datos del anuario muestran que en 2019 la hostelería española se mantuvo por encima de los 315 mil establecimientos, los cuales emplearon a 1,7 millones de trabajadores y tuvieron una facturación de 129.341 millones de euros, lo que representa en términos de VAB un 6,2% del PIB nacional. Un 4,7% procede de los servicios de restauración y un 1,5% del alojamiento.

La evolución y tendencia en 2019 era positiva, facturando un 3,6% más que el año anterior y con unas cifras de empleo que volvían a batir récord.  Como resaltaron los intervinientes en la presentación, las cifras demuestran la importancia del sector de la hostelería, para el turismo y la economía de nuestro país, por su contribución al PIB nacional, el elevado número de puestos de trabajo que crea y por el papel clave que protagoniza en el desarrollo turístico.

Algunos de los datos que recoge el anuario  son los siguientes:

Los bares siguen en descenso y el alojamiento creció con mayor intensidad en 2019

Los bares son los establecimientos más numerosos dentro del grupo de restauración, aunque llevan varios años en descenso. Supone algo más del 57% de los establecimientos del conjunto del sector hostelero y es el que presenta mayor heterogeneidad respecto a los locales que lo integran. Como en años anteriores, aunque descendieron en número, su producción aumentó, un 2% hasta algo más de 37.000 millones de euros. Por detrás en volumen se sitúan los restaurantes que sumaban en 2019 cerca de 81.000   establecimientos, con un crecimiento de un 2,3% respecto a 2018. El grupo de colectividades y catering fue el único subsector que intensificó el crecimiento, hasta  un 5,7% y supone algo más de 18.000 locales. La producción de esta rama de actividad aumentó de forma destacada, un 8,7% respecto a un año atrás, hasta un total de 11.218 millones de euros.

Por otro lado, la rama de actividad del alojamiento tiene una relación muy directa con el turismo. Dentro de este grupo el mayor peso corresponde a los hoteles, aunque en los últimos años con los cambios en los hábitos de los clientes han ganado terreno los apartamentos y casas rurales, que les igualan actualmente en número.

Los hoteles han presentado una evolución de suaves crecimientos durante los últimos años, que se impulsaron en 2017 y 2018 por las buenas cifras del turismo. En 2019 se volvió a moderar el crecimiento, hasta un 1,1%, con un total de 16.792 establecimientos. Los apartamentos y casas rurales suponen el mayor avance del conjunto del grupo hostelero: un 6,1% respecto al año anterior. Los campings redujeron su censo un 2,1%, después de tres años consecutivos de aumentos.

La hostelería marcó récord de trabajadores en 2019

En España, el sector de hostelería se caracteriza por ser uno de los sectores económicos con mayor potencial y capacidad de generación de empleo. La media de empleo alcanzado en hostelería respecto al conjunto de la población ocupada española llegó al 8,7% en 2019 y es la rama predominante en el sector turístico, concentrando más de un 60% de los ocupados en ese sector.  La hostelería se mantiene así en tercera posición en empleo, sólo por detrás del conjunto de la industria (12,6%) y el comercio (15,5%).

La mayor parte del empleo corresponde al subsector de restauración, que en 2019 representa el 76,2% del empleo hostelero, con más de 1,3 millones de trabajadores. El 23,8% restante pertenece a las actividades de alojamiento dónde se superaron los 400 mil ocupados.

En la segunda parte del anuario se recoge el impacto que la pandemia ha supuesto para el sector en este 2020. Algunos de los datos que se reflejan son los siguientes:

La hostelería se hunde en 2020

Los meses de inactividad casi total derivados de la declaración del estado de alarma el 14 de marzo, así como las restricciones impuestas posteriormente por los rebrotes surgidos y la nueva declaración del estado de alarma el 25 de octubre, han supuesto un gran impacto en el sector de la hostelería, con un efecto muy negativo sobre la economía tanto en términos de producción, como de empleo y reducción del tejido empresarial. En el inicio de la crisis desaparecieron 400.000 empleos y 900.000 trabajadores se tuvieron que acoger a un ERTE. En los principales meses de cierre (abril y mayo), la facturación cayó por encima del 90%.

Dada esta grave situación, muchas empresas todavía no han visto viable la apertura de sus negocios y una parte de los ellos se verán abocados a cerrar definitivamente. De los 315.000 establecimientos que había en 2019 en el conjunto del sector hostelero, hasta un tercio del sector podría desaparecer al cierre de 2020, que supone alrededor de 100.000 negocios. Además, se apunta un descenso de la facturación respecto al año anterior superior al 50%, con pérdidas que podrían llegar hasta los 67.000 millones de euros. Asimismo, en el conjunto del año se prevé una pérdida de empleo de entre 900.000 y 1,1 millones de puestos de trabajo, entre directos e indirectos.

Las tendencias para 2021

Dada la situación de incertidumbre en que nos encontramos, es difícil hacer estimaciones para el año 2021. Los análisis muestran que pueden generarse con dos escenarios posibles dependiendo de que nos tengamos que enfrentar o no a una tercera ola, que supondría mayores restricciones, y a la evolución y efectividad de la vacuna.

En el caso más favorable, con un escenario de mayor recuperación, con vuelta prácticamente a la normalidad, principalmente a partir de los meses de verano, con una mayor confianza tanto del cliente nacional como internacional con la consecuente mejora en la demanda, aunque con costumbres arraigadas como el teletrabajo y un mayor consumo en el hogar, debido al impulso de los servicios de delivery y take away. Además de la desaparición de una parte de negocios con menores recursos financieros, que no habrán podido soportar el pago de los alquileres y la falta de liquidez, así como el impacto una vez terminados los ERTE.

Por todo ello, aunque habría una mejora respecto a 2020, las cifras de ventas todavía estarían lejos de las de 2019, que no se conseguirían recuperar hasta finales de 2021, principios de 2022.

En el escenario más negativo, con mayores restricciones y retraso en la vacuna, así como falta de ayudas directas, se mantendría la fuerte caída de en torno al 50% prevista para 2020.

Durante la presentación, el presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel habló de los datos que recoge el anuario y  destacó que había que ser optimistas dentro de la dificultad cuando se piensa en las tendencias para 2021, “el sector tiene que aprovechar las oportunidades que se presentan como el auge e impulso de las tecnologías, de los servicios de delivery y take away, así como la formación y motivación de los profesionales y, además, las oportunidades de emprendimiento y reinvención de los negocios son ahora más necesarias que nunca”.

También, Emilio Gallego, secretario general de Hostelería de España, aprovechó recalcar la importancia de las ayudas directas que el sector viene reclamando con reuniones, movilizaciones y propuestas desde hace meses, para homologar a Europa un rescate de la hostelería acorde a su relevancia y peso en el tejido productivo del país.