Día Mundial del Turismo: caídas en el sector cercanas al 80%

Este domingo tendrá lugar el Día Mundial del Turismo, una fecha que trata de concienciar del valor social, cultural y económico del sector. Por desgracia, la aparición de la COVID-19, ha supuesto un duro revés. La hostelería y el turismo han sido dos de los grandes perjudicados por la crisis del coronavirus.

Durante las últimas décadas, los desplazamientos turísticos habían pasado de los 25 millones a los 1.300; y se calcula que el sector representaba hasta el 10% del PIB mundial. Una cifra que crecía exponencialmente pero cuya situación ha cambiado. Las estimaciones iniciales apuntan a una pérdida de más de 100 millones de empleos. El PIB mundial incluso podría reducirse entre un 1,5% y el 2,8% como consecuencia.

España, entre los grandes afectados

Entre los países más afectados se encuentra España, donde el sector representa el 12% del PIB nacional y supone el 13% de los empleos. En los siete primeros meses del año la caída de los turistas extranjeros ha sido cercana al 73% respecto al mismo período del año anterior. Se trataría del destino más afectado de la Unión Europea. Las previsiones, asimismo, no son buenas: se estima que el sector tendrá unas pérdidas superiores a 80.000 millones de euros respecto a 2019.

El turismo español no ha compensado la fuerte caída de visitantes extranjeros. La excepción son algunos alojamientos rurales, que resisten o que incluso han despegado con fuerza en algunas zonas, mostrando la mayor recuperación entre los alojamientos. No obstante, los rebrotes en algunas comunidades autónomas y las restricciones impuestas en algunos países no han ayudado.

El cierre anticipado de muchos hoteles (que se han visto abocados a cerrar antes de tiempo ante la ausencia de visitantes) han empeorado la situación. Además, las previsiones apuntan a que la recuperación no llegará hasta el año 2022, fecha que estará condicionada a las ayudas que reciba el sector y a la propia evolución de la pandemia.

Ante esta situación, COMPETUR, la alianza por el turismo competitivo en España, resalta la necesidad de adoptar mayores medidas de choque que las aprobadas para el sector turístico y adecuarlas a las dificultades en las que se encuentra inmerso el turismo en nuestro país. Nuestros vecinos europeos ya se adelantaron para proteger a su sector, tomando medidas de magnitud para apoyar su turismo e incluyendo en sus propios Planes Marshall medidas fiscales y económicas de gran relevancia y con anticipación.

Tal y como recoge COMPETUR en su análisis comparativo “La evolución de los Planes Marshall para salvar el turismo en Europa” la reducción del IVA a los productos de hostelería se ha convertido en una de las medidas estrella anunciadas o adoptadas por los países de nuestro entorno, para fomentar la demanda y compensar las dificultades que atraviesa el sector.

Además, España, junto con Portugal ha sido el único país europeo en no aprobar bonos turísticos para fomentar el consumo en nuestro país y con el que, sin embargo, se lograría reducir la vulnerabilidad del sector frente a las decisiones unilaterales de otros países.

La situación requiere además de un apoyo económico suficiente, que se encuentre al nivel de la inversión realizada por nuestros vecinos europeos (Francia, Grecia e Italia).

Una política fiscal y económica ambiciosa, permitiría que España no se quedase atrás en el apoyo a su sector turístico, y mitigaría el serio impacto que actualmente está desplegando las circunstancias imprevistas a las que se enfrenta el turismo y nuestra economía.

- PUBLICIDAD -