Tras el anuncio de este viernes por parte de varios gobiernos regionales como el de la Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Galicia, La Rioja o la Región de Murcia del cierre de bares, restaurantes y otros locales de ocio de la hostelería de sus regiones, medida que entrará en vigor a partir de este sábado, desde HOSTELERÍA DE ESPAÑA asumimos con responsabilidad dicha medida, siendo conscientes de la difícil situación que estamos atravesando todos los ciudadanos y teniendo siempre en mente la preservación de nuestra salud.

No obstante, consideramos que esta clausura debe acompañarse de medidas de diversos tipos, las cuales esperamos anuncie mañana el Gobierno tras el Consejo de Ministros extraordinario que celebrará este sábado para aprobar las medidas que implicarán el estado de alarma que el Ejecutivo ha decretado a partir de mañana.

Las primeras, deben ser de tipo administrativo, principalmente a través del acceso automático a los ERTES (Expediente de Regulación Temporal de Empleo). Solo de este modo se podrán garantizar tanto los derechos de los trabajadores como la supervivencia de las empresas, una vez finalice la crisis provocada por el coronavirus y se recupere la normalidad. De esta manera, se asegurará que los negocios hosteleros recuperarán su actividad y puestos de trabajo una vez se supere la situación.

Las segundas medidas tienen que ver con la fiscalidad. Teniendo en cuenta que la actividad de la hostelería y el turismo en España está compuesta principalmente por microempresas altamente sensibles a cualquier incremento de tasas, impuestos o contribuciones, reclamamos moratorias en el pago de impuestos y cotizaciones sociales, además de exenciones fiscales para poder minimizar el impacto en los bares y restaurantes que conforman este sector.

Por último, nos gustaría subrayar que el sector hostelero en todo el país es altamente sensible a esta crisis. Aunque los principales focos son la Comunidad de Madrid, País Vasco y La Rioja, los efectos del coronavirus se están extendiendo cada vez más por la geografía española y, de hecho, varias asociaciones empresariales de hostelería regionales como La Rioja, Navarra, Cantabria o Lugo ya se han pronunciado solicitando a los gobiernos regionales este tipo de medidas.

Desde HOSTELERÍA DE ESPAÑA apelamos a la sensibilidad de todos los agentes económicos de nuestro país como bancos, arrendadores o entidades de financiación, y pedimos que tengan en cuenta la delicada situación a la que se enfrentan los negocios hosteleros españoles tras las medidas que están teniendo que tomar las administraciones.