Se llama generación Z o ‘centennials’ o ‘posmilennials’ al colectivo formado por las personas nacidas en este siglo XXI, ya que el grupo anterior, los ‘millennials’, se considera que abarcan hasta el año 2004 aproximadamente. Los límites no son exactos pero, en general, hablamos de personas que acceden al consumo en restauración y servicios, con una edad superior a los 14 o 15 años.

Se caracterizan por haber nacido ya en la época de acceso total a internet por parte de la población, lo que les ha llevado a vivir desde sus primeros pasos y balbuceos, inmersos en la nueva tecnología: ordenador, televisión con internet, tabletas, ‘smartphones’, etc.

Los expertos prevén que este grupo demográfico va a superar los 2.500 millones de personas en todo el planeta en unos pocos años, durante la década del 2020. A nivel socioeconómico, han vivido una de las crisis más impactantes de la historia, la de hace una década. Este factor, unido al uso de internet y redes sociales de forma transversal en su día a día, les permite comparar, conocer opiniones y decidir en menos tiempo la opción de consumo preferente a cada momento.

Según datos extraídos de los indicadores Habits Big Data de AIS Group, estos jóvenes suelen gastar un tercio de sus ingresos en vivienda y suministros, como el resto de la población. En lo referente a la alimentación, los grupos de edad más avanzados reconocen que supone la otra parte importante de su gasto mensual. En cambio, los miembros de la generación ‘Z’ o ‘centennials’ que ya gestionan sus propios ingresos, admiten que prefieren apostar por el ocio. Así, más del 15% prefieren invertirlo en hoteles, cafeterías, bares y restaurantes, cine, espectáculo, museos y compra de libros. Una cifra similar se les va en transporte y, también menos del 20% invierten en alimentación en el hogar. A ropa y calzado destinan menos del 10% de los ingresos, dejando por debajo del 4% el gasto en salud y comunicaciones.

¿Cómo es el comensal centennial?

Para estos jóvenes, cualquier servicio y oferta que no aparece en internet, con página web o aplicación móvil y cuyas opiniones no pueda consultar, no existe. Por tanto, el hostelero está obligado a acometer, si no lo ha hecho ya, una transformación digital de la oferta, el marketing y la gestión de su local. Como consecuencia de la actividad constante en la red, disponen de los servicios que requieren en el menor tiempo posible y por un precio razonable o barato.

Acostumbrados a comparar sin tener que preguntar, optarán por la inmediatez en la prestación de servicios y las ofertas de última hora. Según datos publicados por Forbes, el 93% de estos comensales aprecian los descuentos orientados a la juventud.

Ello implica también un mayor desapego respecto a la oferta: no se sienten ni obligados ni vinculados a repetir oferta: la fidelidad no existe, a no ser que medie una amistad personal con los propietarios. Una oferta atractiva y concreta no implica repetición de estos clientes: hay que movilizarlos constantemente. La parte positiva de este aspecto es que se puede incrementar la llegada de visitantes al restaurante con llamadas de acción y promociones que expiran en un breve plazo: comunicación a través de redes sociales, listas de correo y aplicaciones móviles. De este modo, quien haya acudido al local, puede repetir con frecuencia gracias a las ofertas limitadas a un tiempo o a una cifra concreta de comensales.

Respecto al aspecto social, los miembros de la generación ‘Z’ no suelen acudir a locales HORECA en solitario: prefieren socializar durante las comidas o cenas y disfrutar de algo más que simplemente la oferta gastronómica. Es recomendable ofrecer elementos de valor añadido durante el servicio, o diseñar el local de forma que apetezca permanecer en grupo un rato charlando o con bancos corridos en lugar de sillas individuales y contemplando un espectáculo o promoviendo elementos que catalicen la atención de los comensales: ambiente tranquilo que fomente la conversación o platos para compartir, etc.

Estos comensales se inclinan por negocios con una misión social y unos valores de responsabilidad corporativa. Ante la duda entre varios locales con una misma oferta, se deciden por el que ha implementado iniciativas de sostenibilidad ambiental y de responsabilidad social, empleando envases biodegradables, reaprovechando la comida en platos del día para evitar el desperdicio alimentario o descuentos para colectivos en riesgo de exclusión, etc.

¿Qué tipo de gastronomía les gusta?

Su conexión constante con la información en la red les permite descubrir alimentos y platos de todo tipo y, sobre todo, lugares exóticos y remotos. Por tanto, aumenta la disposición de este colectivo a probar nuevos platos, gastronomía que combine producto de diversas procedencias y presentaciones renovadas: cocina de fusión y platos atrevidos que presenten variedad de opciones.

Valoran mucho más la alimentación saludable, ya que se han criado recibiendo información sobre el cambio climático, la necesidad de preservar nuestro entorno, evitar el desperdicio alimentario y la vuelta a los sabores de alimentos procedentes de nuestro entorno: productos ‘kilómetro cero’ de origen natural, orgánico y preparación que en recetas que permitan cuidar la salud. Elementos que, a la hora de consumir en el hogar, elegirán aunque cuesten más que otros.

Otro aspecto a tener en cuenta se debe, de nuevo, a su capacidad e interés por la información: suelen ser un colectivo que investiga y se plantea cuestiones sobre todo lo que le rodea. Los responsables de locales HORECA deberán apostar por ofrecer más y mejor información en las redes y ser más transparentes a la hora de responder a los comentarios y las preguntas que se les planteen. La carta tiene que ser detallada, explicando los ingredientes de cada plato, su trazabilidad y las claves sobre alérgenos.

El servicio debe ir enfocado a ofrecer una mejor experiencia de usuario. Hay que dinamizarlo, implantar métodos de pago telemáticos instantáneos, ofrecer kioscos interactivos o tabletas que permitan consultar la carta con agilidad e, incluso, realizar la comanda.

- PUBLICIDAD -