El 18 de junio es el Día de la Gastronomía Sostenible, es decir, el conjunto de platos y usos culinarios propios de un determinado lugar que ayudan a sumar, en cada rincón del planeta, la diversidad natural y cultural.

La Hostelería también promueve buenos hábitos alimenticios, procurando para sus clientes los alimentos más respetuosos con el medio ambiente, de proximidad y calidad. La gastronomía sostenible desempeña un papel fundamental en la sociedad y ayuda a fomentar entre las familias un desarrollo acorde a las necesidades de cada región y las características de su producción, tanto en agricultura como en ganadería y pesca.

Los profesionales buscan, en base a la demanda de los comensales, adquirir y presentar productos de temporada y que no requieran un gasto energético para su cultivo, o que haya recorrido la menor cantidad de kilómetros desde el centro de producción  hasta la mesa, o se se ha trabajado ese alimento de forma natural y artesanal o industrial.

Otro de los mensajes un día 18 de junio es la lucha contra el desperdicio alimentario, algo en lo que la hostelería está insistiendo en los últimos años, para evitar derroche de tierra, agua, trabajo, capital y energía, evitando también emitir más gases de efecto invernadero.