Fernando Lleida, ‘El Cigarral de las Mercedes’, de Toledo: “los certificados de calidad y los galardones nos empujan a seguir mejorando”.

El Cigarral de Las Mercedes es una espectacular finca de 5 hectáreas de superficie, localizada en una de las mejores zonas de Toledo, ciudad de la que ofrece una impresionante vista. Un espacio perfecto para la celebración de bodas y acontecimientos familiares, además de eventos de empresa, en lo que se ofrece un servicio diferente, cercano, especialmente cuidado y personalizado. El compromiso con la excelencia en el servicio es una de sus máximas, lo que les ha hecho valedores de diferentes reconocientos de calidad como la Q de Calidad Turística, el Premio de la Cámara de Comercio, Mejor Iniciativa a la Calidad y Excelencia Turística en 2010 o el Premio a la Excelencia Turística de la Junta de comunidades de Castilla la Mancha, además de la ISO 9.001:2000.

P- ¿Cómo valora el premio que le otorgan sus compañeros del sector?

R- El hecho de que el premio lo valoren compañeros empresarios del sector, es todavía más gratificante, ya que conociendo la alta exigencia a la que estamos sometidos hoy en día en nuestros negocios, significa que se ha visto recompensado un esfuerzo, la superación, el trabajo de cada día en mantener y cumplir los preceptos de Calidad que marcan nuestros cliente y las diferentes certificaciones que poseemos. Ellos saben ver y analizar en profundidad los servicios que ofrecemos, por eso el valor es más alto.

P- Ostentan la ‘Q’ de Calidad Turística y varios otros galardones premiando la excelencia de su compromiso, el servicio personalizado y el lugar privilegiado de su ubicación. ¿Es un aliciente o también una presión añadida el reconocimiento de tantas personas?

R- Para nosotros es un “leitmotiv”, no es ningún tipo de presión, todo lo contrario, es agradable poder ver la respuesta tan favorable de nuestros clientes en los eventos y tras su término. Ver en las redes sociales tantos mensajes cariñosos y emotivos hacia nuestra casa y nuestro personal es realmente emocionante. Tenemos un trabajo que es la llave hacia la felicidad de las personas, o la clave de un éxito en la presentación de una empresa… podemos dar tanta satisfacción cuando hacemos bien nuestro trabajo que es todo un honor dirigir este equipo de personas y mantener estas instalaciones al nivel que están actualmente. De hecho, esto nos crea la necesidad de seguir mejorando y de sorprender a los que vienen por primera vez o a los que repiten.

P-¿Qué tipo de clientes se alojan en sus villas privadas? ¿Van muchos turistas, empresarios, familias de la zona?

R- El hotel boutique es un modelo de negocio que nació por la necesidad que nos demandaban los eventos que organizamos, de todo tipo, como bien dices. Es la idea del “valor añadido”, queríamos ofrecer algo más. Pero no de cualquier forma, sino a través de conseguir que los clientes disfrutaran en El Cigarral de una experiencia más amplia y profunda de los servicios y el entorno. Al final descubrimos que el Hotel, era una gran idea, y así lo han podido vivir y valorar los invitados a eventos en la finca.
Actualmente está enfocado exclusivamente a clientes tanto de eventos sociales como empresariales que suceden en la finca. Y por tanto, el perfil y la nacionalidad de los huéspedes es muy variada es función del tipo de evento que se celebre.


P-¿Cómo surgió la idea de crear esta empresa?

R- Provengo de un entorno hostelero desde hace 140 años… mi familia regenta actualmente un hotel en el Pirineo, un hotel de los de toda la vida, y eso inevitablemente se lleva dentro.
Cuando hace 20 años me encontraba dirigiendo un negocio de restauración a colectividades, detecté que el mercado ya estaba maduro. Pensar en ese negocio a medio/largo plazo con probabilidades de éxito me planteaba un futuro relativamente incierto, de ahí vino la necesidad de buscar otras opciones. Hay momentos como empresario en los que sabes que hay que renovar sino quieres morir.
Ahí apareció el Cigarral… y vi sus posibilidades de inmediato, ¡tenía que empezar ya mismo! El 3 de agosto de 1997, conocí la finca en una visita que no olvidaré. Y observé la inmensa vegetación, la imponente fachada de la casona… de repente vi las vistas de la ciudad… y descubrí la grandeza del sitio donde estaba. Yo no sabía entonces ni siquiera lo que era un Cigarral!!

P-¿Cómo diseñó la idea de la empresa, con qué filosofía?

R-Construí, junto con mi mujer Jayne Gunderson, la Filosofía de la empresa, basada en varias premisas en aquel momento:
1. La mejora de las instalaciones, adaptando los espacios a nuevas formas de celebración de eventos. Queríamos hacer algo diferente a las típicas instalaciones y salones. Construir cocinas, almacenes, zonas de recreo… siempre acorde con el entorno de la zona de los Cigarrales.
2. Parte humana: Imprescindible la idea de crear un equipo de trabajo involucrado con el proyecto: Sala, cocina, administración, limpieza, mantenimiento, jardinería, comercial…
3. Filosofía de trabajo: Una forma distinta de llegar al cliente, esa es la clave para llegar al corazón y conseguir la confianza del cliente, del particular y del profesional. Pensando siempre que el capital humano de una empresa de servicios es el primer cliente al que tener siempre contento.
Todo esto ha evolucionado, evidentemente, con los años. Son 17 años los que ya han pasado y la sociedad ha cambiado y los clientes también, son más exigentes, formados, inquietos, han viajado más y tienen más información sobre todo, pero además de exigir más, también nos aportan más y eso es muy importante, porque aprendemos también de nuestros clientes. Hemos intentado ir cambiando a la par del mercado y los clientes, tal y como te comentaba al principio, renovar o desaparecer…
Y en este sentido, las certificaciones de Calidad ayudan mucho, porque te ayudan a seguir un método y unos parámetros muy exigentes que no te permiten fallar.

P-Asesora también a las personas en los eventos desde un Beauty Center. ¿Es difícil ser distinto y aportar nuevas ideas a algo tan tradicional como las bodas?

R-El mundo del banquete de la boda, es tradicional, pero es increíble cómo ha evolucionado el Sí quiero. Todo estaba estandarizado, pero es mágico como se puede innovar en este sector. Las tendencias marcan la orden del día, y la personalización es imprescindible. Cada pareja celebrar un evento complemente diferente y nuestra misión es que así sea. Nadie, nunca, celebra en el mismo contexto un mismo evento. Cada uno tiene unos protagonistas, un escenario y una forma de vivir la experiencia. Realmente ese es nuestro trabajo. Y no solo en la organización del día en sí, sino antes, durante y después. Por eso, tenemos productos y servicios como el Beauty, que nos diferencia, porque significa, entre otras cosas, que nos preocupa, lo que le preocupa a nuestras novias… su imagen ese día, la imagen de su familia… tenemos la solución a casi cualquier problema, porque tenemos un conocimiento experto sobre lo que hacemos.

- PUBLICIDAD -