Crece el alojamiento y cae la restauración

Mientras que la facturación de las empresas de alojamiento parece que, por fin, levanta cabeza, con un crecimiento interanual del 6,1 % en el mes de junio, las ventas de los restaurantes y bares van de mal en peor, con una caída interanual del 3,1%, que supera en 6 décimas porcentuales la que se registró en el mes de mayo, según se refleja en los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La evolución de la actividad de los dos subsectores que integran la hostelería (restauración y alojamiento) ha seguido una trayectoria totalmente dispar en los últimos meses.

Según los datos de las encuestas del INE sobre los indicadores de actividad del sector servicios, la cifra de negocio del conjunto de las empresas de hoteles, apartamentos turísticos, camping y alojamientos de turismo rural ha experimentado un crecimiento interanual de fuerte aceleración progresiva: en abril creció un 0,3%; en mayo, un 1,6%; y en junio, un 6,1%.

En contraste con esta evolución positiva de la actividad de las empresas de alojamiento, la cifra de negocios del conjunto de las empresas de restauración ha seguido una trayectoria de tasas cada vez más negativas: en abril la caída registraba un -2,2%; en mayo, un -2,5%; y en junio, un -3,1%. Esto significa que se ha invertido la tendencia de desaceleración de la caída de ventas y que las cosas se han puesto, por ahora, peor de lo que se preveían.

Este cambio detectado por las encuestas del INE, coincide con el también detectado por el Indicador de Confianza del Sector Hostelero que elaboran FEHR y la Universidad Antonio de Nebrija. En el primer trimestre de 2010 se registró un esperanzador aumento de la confianza empresarial, pero en el segundo trimestre, esa confianza volvió a venirse estrepitosamente abajo.

Esta depresión de la actividad de restauración contrasta no sólo con la evolución positiva de la actividad del alojamiento, sino también con la del conjunto del sector servicios que en junio alcanzó una tasa de crecimiento del 7,1%. Pudiera ser que se esté repitiendo el patrón de comportamiento que adoptó el sector de restauración en la anterior crisis de 1993, cuando la recuperación tuvo lugar con un notable retraso respecto a la mayoría de los otros sectores.

- PUBLICIDAD -