ECOVIDRIO lanza una campaña de reciclaje en la hostelería madrileña

Ecovidrio, asociación sin ánimo de lucro creada para gestionar la recogida selectiva y el reciclado de los residuos de envases de vidrio, y la Mancomunidad Intermunicipal del Sudeste de la Comunidad de Madrid «MISECAM» que colaboran en una campaña para facilitar la recogida y reciclado de los residuos de envases de vidrio en locales hosteleros de los municipios que forman parte de esta Mancomunidad, han firmado un acuerdo de colaboración que involucra a 140 establecimientos del sudeste madrileño. Un total de 41 cubos (con 120 litros de capacidad) se han repartido entre los locales que lo han solicitado para facilitar el almacenamiento y transporte a uno de los 25 contenedores que se han instalado. De estos contenedores, 23 de ellos están adaptados al sector hostelero, con una boca más ancha y un sistema de elevación hidráulica que permite una descarga rápida, cómoda y segura del cubo, mientras que los otros, también adaptados, cuentan con una boca industrial que hace más sencillo el vaciado del cubo con los residuos de envases de vidrio.
El reciclado de vidrio en la Comunidad de Madrid
Esta campaña también servirá para elevar la tasa de reciclado de vidrio en la Comunidad Autónoma de Madrid. En 2008, el reciclado de vidrio en Madrid aumentó más de un 20%, es decir, cerca de 14.317 toneladas más, logrando un total de 84.729 toneladas de residuos de envases de vidrio reciclados. Es la segunda comunidad autónoma con mayor incremento en kilogramos totales recogidos.
Esto significa que cada madrileño ha depositado en el 2008, una media de 13,5 kilogramos, alrededor de dos kilogramos más que el año anterior, cuya media era de 11,6 kilogramos por habitante, sin embargo, los madrileños siguen estando por debajo de la media nacional que está en 15,5 Kg./hab.
El Programa HORECA de Ecovidrio
El programa de concienciación dirigido al sector hostelero que Ecovidrio puso en marcha en 2006, consiste en realizar un estudio de la zona de implantación en el municipio y adecuar los iglúes que están en las calles para hacerlos más accesibles al hostelero. Después de visitar todos los locales de la zona en la que se va a fomentar el reciclado, se analizan las necesidades expresadas por los propios responsables de los locales y se toman soluciones, desde reponer los contenedores a cambiar éstos por iglúes especiales con una boca más ancha y la entrega de cubos con ruedas para la separación en el interior del establecimiento hostelero de los residuos de envases de vidrio.Todo ello está precedido por una campaña informativa donde se muestra a los hosteleros cómo hacer una correcta separación de residuos de envases, qué es lo que se deposita en los iglúes verdes (únicamente botellas, tarros y frascos de vidrio) y qué es lo que no se deposita (platos, vasos, copas, porcelana, cerámica, loza…); además de los beneficios que el acto de reciclar aporta al medio ambiente.

- PUBLICIDAD -