Vichy evoca a sus orígenes en una edición limitada

Vichy Catalán rememora sus orígenes con una botella de edición limitada que transporta al consumidor hasta 1881, fecha en la que comenzó la explotación industrial de esta marca mítica de agua mineral natural carbónica. El resultado de esta nueva botella realza aún más la calidad excepcional de esta agua “Premium”, que recrea las formas clásicas del modernismo de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, adaptándose a las exigencias del diseño del siglo XXI. Así, los elementos florales que han rodeado siempre al logotipo de la marca –el valle de Caldes de Malavella con los vapores de las aguas calientes remarcando el perfil del fondo montañoso- pasan a ocupar un lugar preeminente sobre la superficie de todo el envase. Las flores blancas y amarillas se apropian del vidrio que cobija el agua transmitiendo una sensación de frescor y pureza. La inspiración modernista que envuelve el nuevo envase de Vichy Catalán –con profusión de líneas curvas, formas redondeadas y asimétricas, así como utilización de elementos vegetales- transmite unos valores culturales íntimamente ligados a las raíces, y al mismo tiempo, enaltece la personalidad única del producto. El logotipo histórico de la marca también aparece, convenientemente evolucionado y modernizado, en el reverso del envase. Debajo se puede leer información sobre la composición analítica del producto e información de interés para el consumidor en diversos idiomas. La nueva botella se distribuirá en un único formato reciclable de 750 ml.
El consumo del agua mineral natural carbónica Vichy Catalán disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares según los resultados de diversos estudios realizados durante los últimos años por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que afirman que la ingesta habitual de esta agua reduce casi un 10% los índices totales de colesterol y casi un 15% los niveles de colesterol malo.
Vichy Catalán es una de las marcas más prestigiosas del mercado europeo de aguas minerales , bota espontáneamente a 60° con su propio gas carbónico del manantial Vichy Catalán de Caldes de Malavella (Girona). Sus especiales propiedades minero-medicinales y su gusto inconfundible la han convertido en una de las aguas minerales predilectas de los profesionales de la restauración y de los consumidores españoles.

- PUBLICIDAD -