Cortina de Humo

Ángel Luis Martínez Gerente Federación Castellano-Leonesa Empresarios Hostelería

En la estrategia militar, desde siempre, el recurso al humo ha sido habitual, como impagable aliado a la hora de confundir al adversario sobre nuestra presencia, nuestra situación o nuestras intenciones, de modo que no viéndonos, no puede hacernos daño, y así podemos realizar nuestra maniobra, normalmente evasiva, con esa cobertura y con mayores garantías de éxito.

El Gobierno se encuentra en plena batalla contra la patronal a cuenta del diálogo social, no es capaz de contener la crisis económica, las perspectivas a corto plazo no son nada esperanzadoras, antes al contrario, y se sigue refugiando en posiciones de dogmatismo trasnochado, impropio de quien gobierna; y sin embargo, con la que está cayendo, no se le ocurre otra cosa que remover aún más las aguas sobradamente turbulentas, para firmar que “estamos preparados para ampliar la aplicación de la Ley antitabaco” y su objetivo no es otro que prohibirlo definitivamente en los bares, restaurantes y cafeterías.

Y yo me pregunto si esta no será una muestra más de la práctica habitual de nuestros gobernantes de recurrir a maniobras de distracción, y debates artificiosos, con el único objetivo de que la opinión pública no dirija toda su atención y preocupación hacia los verdaderos problemas de este país, que por cierto son muchos y muy graves.

Cómo será, que el barómetro del CIS correspondiente al mes de Junio, a la hora de hablar de la percepción de los problema por los españoles, señala que las cuestiones que preocupan más a los ciudadanos son: el paro (74,4), problemas económicos (48,7) el terrorismo (19,1), la inmigración (18,4) o la clase política (10,8) entre otras, y por hablar de las más destacadas.

Entre las muchas preocupaciones, no aparece el tabaco, por lo que cabe preguntar ¿hacia donde ha mirado este Gobierno que dirige su iniciativa legislativa hacia un objetivo que nadie reclama como prioritario?.

Sin duda se trata de achicar espacios en la prensa sobre todos esos problemas que importan, y generar otro debate que no les desgaste tanto, y de algún modo les permita recuperar valoraciones perdidas por el continuo desgaste que vienen sufriendo.

Seguro que el Gobierno hubiera preferido poder correr un tupido velo que ocultara sus vergüenzas en esta situación en que nos encontramos y el dramático horizonte que se nos aventura, pero como eso es material y metafísicamente imposible, parece que ha optado por la única alternativa que le quedaba: correr una cortina de humo.

 

Ángel Luis Martínez
Gerente Federación Castellano-Leonesa Empresarios Hostelería

- PUBLICIDAD -