Francisco Irízar. Director de Ruralsuite Hotel Apartamentos: “Nos gustaría que no fuera noticia que los hoteles sean accesibles”

Compartir

Ruralsuite Hotel Apartamentos de Cascante (Navarra) ha sido galardonado con el Premio Nacional de Hostelería FEHR a la empresa comprometida con la discapacidad. Fue creado con la idea de ofrecer turismo accesible para todos, respetuoso con el medio ambiente y con una excelente oferta de restauración. Las zonas comunes y los apartamentos, totalmente accesibles, disponen de todo el espacio necesario para realizar la transferencia y un giro cómodo de 360º. El restaurante cuenta con menús adaptados para las personas con intolerancia. Cuenta con señalética en braille, pavimento que cumple con la norma UNE, timbre con señal lumínica para personas con discapacidad  auditiva. Las cocinas de los apartamentos están 100% adaptadas, tanto en cuanto a la altura de sus armarios como en el espacio de giro, con espacio para aproximación frontal en silla de ruedas a los muebles bajos. El momento de la reserva también es accesible gracias a su web y motor de reservas.

¿Cómo valora el Premio Nacional a la Empresa comprometida con la Discapacidad?

Es un premio excepcional. Nos parece muy positivo que los propios empresarios de hostelería, que conocen este trabajo a fondo, elijan a nuestro hotel como uno de los mejores de España en el cuidado de las personas con discapacidad. Por otro lado, nos entristece que sea noticia que un hotel sea accesible. Nos gustaría que eso no ocurriera, que fuera lo normal.

¿Diseñaron y construyeron el local para personas con discapacidad o lo fueron adaptando con el paso del tiempo?

Lo teníamos previsto casi todo antes de abrir, es bueno pensarlo todo bien sobre plano antes de ponerse a construir, porque hay cosas difíciles de modificar. Luego, en un proceso de mejora continua, hemos ido implementando más novedades: una grúa para el jacuzzi que ayude a las personas con movilidad reducida, señalética en braille, algunos pequeños detalles que se unen a todo lo que teníamos al arrancar: suites, baños, restaurante y espacios exteriores eran desde el primer día accesibles. Quedan algunos aspectos para seguir invirtiendo, como ofrecer la carta de restaurante en braille: necesitamos más clientes y facturación para seguir mejorando.

El cliente, desde el momento de la reserva, lo tiene todo accesible. ¿Cómo fue la creación de la página web?

Tuvimos la oportunidad de crearla a través de una red de hoteles accesibles y con encanto, Native Hotels, a la que pertenecemos. Su herramienta hace que la página web sea totalmente accesible. Pinchando en su icono, se puede reservar desde cualquier ordenador, no sólo el adaptado: se puede comunicar mediante soplidos en el micrófono o golpecitos, es lo más completo a la hora de reservar con accesibilidad.

¿Qué aspectos destacarían al gran público para promover el turismo accesible?

Me gusta recordar que tenemos un hotel inclusivo, para toda la familia. El porcentaje de personas discapacitadas que tiene nuestra sociedad es el de los clientes que nos visitan. Queremos que la accesibilidad pase desapercibida: las puertas anchas y correderas, la ausencia de escalones, los baños adaptados que no parecen de hospital sino que ofrecen amplitud y comodidad. Todos pueden disfrutar de la estancia y del turismo activo con nuestra empresa, tengan o no discapacidad.

Ofrecen menús adaptados a personas con intolerancia. ¿Notan cada vez más familias que necesitan estos servicios?

Aquí tenemos que matizar que sólo estamos cumpliendo la ley que nos obliga a informar de los productos que pueden afectar a los que sufran ciertas intolerancias y variamos el menú en función de lo que nos pida el cliente. Todo va marcado en la carta y es bueno hacerlo así, porque estamos para cuidar y no intoxicar a los clientes. Todo lo que hacemos debiera ser  considerado como normal.

¿De dónde son la mayoría de clientes?

Cada vez más recibimos familias francesas, que representan el 85% de todos los extranjeros que vienen. De Holanda, en ciertas temporadas y otros países, como Bélgica, Alemania, Inglaterra, EEUU y Japón. De España, por proximidad, el principal nicho de visitantes es País Vasco. Le siguen Catalunya,  Madrid, Comunidad Valenciana y el resto de provincias.

¿Cuáles han sido los momentos clave en la historia de su negocio?

Nuestro momento clave fue el nacimiento, porque tuvimos la idea en 2009. Las ideas son gratis, pero su desarrollo no. Cuando no dispones de dinero tienes que pedirlo al banco y no era el momento ideal para la financiación en plena crisis. Pensamos que cuando acabáramos las obras, en 2010, se remontaría la situación, pero no fue así. Los primeros años tuvimos que ingeniárnoslas para darnos a conocer y salir adelante. El punto de inflexión se produjo hace tres años. A partir de ahí hasta la actualidad, hemos crecido por encima del 40% cada año. Eso ya nos está dando una cierta tranquilidad, porque las estadísticas que manejamos cuando inauguramos, eran de antes de la crisis y costó llegar a ellas bastante tiempo. De hecho, ahora es cuando volvemos a ver facturaciones y llegadas de clientes al nivel de los años 2006 y 2007.

 

-PUBLICIDAD-